Se da cuando se comprueba la pérdida de la vida del paciente y cuando la familia da permiso.

Se deben hacer estudios para valorar que no se trasmita alguna enfermedad al que recibe el trasplante.

Para todos los donantes se toman muestras de sangre. Se debe conocer si el paciente ha tenido hepatitis B, ó C, VIH, citomegalovirus o alguna enfermedad contagiosa.

En el caso de que el donador tenga alguna de las enfermedades se buscará un receptor con el mismo tipo de enfermedad en control. Esto permite que sea posible el trasplante. Por ejemplo: un donador con hepatitis B, se busca un receptor con el mismo tipo de hepatitis. Así el paciente que se trasplanta no será contagiado porque ya tenía la enfermedad.

Hay enfermedades que no son contagiosas por lo que no representan un riesgo para la donación, como son: Uso de lentes (para el trasplante de córnea), hipertensión arterial, enfermedad cardíaca (puede donar los demás órganos), diabetes mellitus, infecciones (si ya está en tratamiento).

 Podemos donar Órganos como:
  • corazón,
  • pulmón,
  • hígado,
  • páncreas,
  • riñones.
 ó Tejidos tales como:
  • córneas,
  • hueso,
  • piel,
  • tendones,
  • ligamentos,
  • válvulas cardiacas. 

Basado en:  http://salud.edomex.gob.mx/cetraem/donacion_dvida.htm

Cuando no hay disponible un donante vivo debemos esperar a que una familia done los órganos de su familiar fallecido.

La donación puede suceder en cualquier momento y debemos estar preparados para cuando suceda la llamada.

Para prepararte necesitas conocer tu situación:

Identifica qué trasplante te realizarán, de órgano o tejido.

Órganos:

                Riñón, hígado, corazón, pulmón, páncreas-riñon.

Tejidos:

                Córnea, tendón, válvula del corazón, piel.

Cuando el trasplante es de órgano: trasladarse de inmediato al hospital.

El riñón es un órgano vital del cuerpo que tiene 2 funciones; una excretora y otra secretora, es decir una nos sirve para limpiar las sustancias tóxicas del organismo y otra para eliminar los líquidos por medio de la orina.

Cuando aparece un fracaso renal  una o las dos funciones desaparecen y es momento de recurrir a un riñón artificial para que supla estas funciones.

El iniciar un tratamiento con hemodiálisis es realizar una serie de cambios en la forma de vida, alimentación y cuidados ya que ambos riñones dejan de funcionar y no pueden eliminar ni filtrar todas las sustancias que ingerimos.

Cuidados incluyen

  • Higiene personal.
  • Cuidados del acceso vascular.
  • Alimentación.
  • Ingesta de líquidos.
  • Signos de alarma.

En la última década, hemos escuchado un sinfín de buenas noticias, donde, gracias a la generosidad de las personas, otras tienen la oportunidad de seguir con nosotros y disfrutar de la vida gracias a la donación de órganos.

Aunque el tema de los trasplantes podría parecernos como una idea novedosa han sido muchos esfuerzos y muchos años de investigación los que han dado frutos para que el trasplante sea una realidad.

Partner 1
Partner 1
ISSSTE
Organización Mundial de la Salud